logo autocosmos Vendé tu auto

Nueva

Renault Alaskan

Hecha para los que hacen

Conseguila

Voucher por $400.000

Autos clásicos

Chevrolet Cavalier Z24: El deportivo norteamericano de los 90 más imponente

La sinfonía de su motor V6 hacía detener todo a su paso.

Chevrolet Cavalier Z24: El deportivo norteamericano de los 90 más imponente

Hoy te vamos a hablar de un modelo norteamericano bien noventoso. A finales de 1989 Chevrolet lanzó el Cavalier sedán, un muscle car producido en México. Un año después, la marca del Moño lo renovó cambiando su parrilla para dar lugar a a un frente completamente liso. Además, el baúl y las ópticas fueron ligeramente renovadas, al igual que las llantas y el habitáculo, mientras que los paragolpes pasaron a estar pintados del color de la carrocería. Por último, al sedán se le sumó una atractiva variante Coupé.

La mayor novedad residió en la introducción del Cavalier Z24, versión deportiva que además de lucir un paquete aerodinámico realmente atractivo, en el que resalta el alerón trasero,  contaba con el ya famoso y potente motor V6 de 2.8 L, usado con anterioridad en otros modelos de la marca. En este caso, los 125 CV eran enviados a las ruedas delanteras a través de una caja manual de cinco marcas o una automática de tres. ¡Justo lo que los jóvenes de la época buscaban! El éxito del Z24 fue tal que se convirtió en una estrella televisiva y del cine mexicano.

En 1992, Chevrolet vuelve a actualizar al deportivo, siendo la principal novedad la adopción de un nuevo motor V6 de 3.1 L Multi Port Fuel Injection, que en teoría era capaz de entregar 140 CV, aunque en realidad erogaba “sólo” 116 CV. Si el 2.8 L sonaba increíble, este tenía un rugido de esos con los que a pesar de cerrar los ojos sabías de qué auto provenía. 

Cuando se creía que ya no podía haber más margen de mejora, en 1993 General Motors hace una jugada maestra y el Cavalier Z24 sufre una metamorfosis completa, ya que se separa por completo de las versiones “comunes” al adoptar la estética íntegra del Pontiac Sunbird GT, con sus singulares ópticas parcialmente escondidas, y unas luces traseras con un diseño cuadriculado. Como dato netamente cultural, este auto nació de la mente del diseñador John Manoogian ll, y el resultado fue un vehículo único, ya que tenía la agresiva estética Pontiac, pero habitáculo y logos de Chevrolet.

El pináculo evolutivo de este auto había llegado y, para ese entonces, era uno de los más deseados en territorio mexicano. Probablemente, debido a su peso de 1.233 kg (manual) o de 1.252 kg (automático), pudiera parecer que la potencia se quedaba corta, pero recordemos que como todo buen auto norteamericano, la magia aparecía cuando entraban en acción los 251 Nm de torque. Aceleraba de 0 a 100 km/h en aproximadamente 8.4 segundos.

Es cierto, puede que no fuera el más rápido, pero ninguno de sus posibles rivales brindaba la misma sensación de potencia al manejarlo. Pese a que el velocímetro del Cavalier Z24, estaba cifrado en 180 km/h, se estima que sin algunas limitaciones era capaz de superar los 200 km/h

El Chevrolet Cavalier Z24 se mantuvo en el mercado mexicano hasta 1994, cuando con la llegada de la nueva generación perdió el poderoso V6 para dar paso a un cuatro cilindros, que sinceramente no cumplió con las expectativas de quienes se habían enamorado del muscle car compacto.

Hoy, el Chevrolet Cavalier Z24 (los de seis cilindros) todavía es muy valorado. Es cierto, en su momento presentó algunos problemas de enfriamiento y otros eléctricos, mientras que los frenos se quedaban un poco cortos ante la potencia y peso del auto, ¿pero saben algo? Todos esos “defectos” pasaban a segundo plano con el sólo hecho de acelerarlo a fondo. Por algo es un auto que cuenta con una extensa legión de seguidores.

¿Conocías la historia del Cavalier Z24? ¿Con qué modelo comercializado en Argentina compararías su boom en México? ¡Contanos!

Esaú Ponce recomienda

Contanos que opinas