Novedades

El MINI Countryman actualiza su estética y equipamiento

La marca de BMW evolucionó su SUV Crossover con pequeños cambios.

El MINI Countryman actualiza su estética y equipamiento

La segunda generación del SUV Crossover de MINI debutó a nivel internacional en 2017. Luego de tres años es lógico que necesitara una actualización, de esas que en la industria conocemos como de “mitad de ciclo de vida”. Por lo tanto no esperes mejoras drásticas, pero sí lo suficientemente necesarias como para mantenerlo al día en uno de los segmentos más dinámicos y competitivos a nivel mundial.

Sólo para contextualizar, el MINI Countryman es el modelo más grande de la marca, al medir 4.312 mm de largo, 1.821 mm de ancho y 1.559 mm de alto. Curiosamente, pese a que es el que menos se alinea con la filosofía tradicional de la compañía hoy en manos de BMW, representa cerca del 30% de sus ventas mundiales.

Los cambios en el exterior

Hay una máxima que reza si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?” Y eso parece haber hecho MINI, ya que en el frente del SUV sólo encontramos modificaciones en la parrilla, nuevos faros antiniebla y el resideño total de los paragolpes y luces LED. En el costado se lucen las nuevas llantas de 16, 17 o 19 pulgadas, mientras que los focos traseros suman la firma lumínica Union Jack que vimos en los MINI 3 y 5. Un dato más: la carrocería puede decorarse con los colores metalizados White Silver y Sage Green.

Interior

Puertas adentro sigue los mismos patrones del exterior. Es que, aunque se aprecian mejoras en acabados y materiales, el protagonismo se lo lleva el nuevo cuadro de instrumentos digital de 5 pulgadas, que al parecer se heredó del MINI Cooper SE -o como mínimo es parecido-, así como la nueva pantalla táctil de 8,8''.

El sistema multimedia, que puede controlarse con los comandos de voz de Alexa, es compatible con Apple CarPlay y la plataforma Mini Online, mientras que es opcional el añadido de los sistemas Connected Media y Connected Navigation. Por cierto, integra una tarjeta SIM que le permite acceder al sistema de llamadas de emergencia inteligente en caso de accidente.

Motor y transmisión

En el apartado mecánico, al menos en Europa se ofrecerá con tres motorizaciones nafteras y otras tres Diésel, así como una híbrida enchufable. No hay mayores novedades, por lo que entre las nafteras se seguirán ofreciendo los MINI One Countryman (102 CV), Cooper Countryman (136 CV) y Cooper S Countryman (178 CV). Al hablar de los Diésel, el accesible One D Countryman cuenta con 116 CV, el intermedio Cooper D Countryman con 150 CV y el más potente, el Cooper SD Countryman, alcanza los 190 CV. Este último logra una velocidad máxima de 226 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos.

Cabe aclarar que el sistema de tracción integral ALL4 es compatible con todos los propulsores salvo en los dos de acceso a la gama. Dependiendo de la versión, la transmisión puede ser manual de seis relaciones o automática Steptronic de seis, siete u ocho cambios.

Por último, la oferta se complementa con el Mini Cooper SE Countryman, que al juntar un motor a combustión con uno eléctrico presenta una potencia de 220 CV, una velocidad máxima de 196 km/h y una aceleración en el 0 a 100 km/h de 6,8 segundos. La batería le otorga una autonomía eléctrica de hasta 61 kilómetros.

Tal vez te percataste de la ausencia de las variantes John Cooper Works Countryman. Si te alarma, quedate tranquilo: es casi seguro que más pronto que tarde aparecerán para brillar. En ese momento veremos si sólo alineará su estética con el resto de la gama o si contará con novedades propias de JCW.

Esaú Ponce recomienda